Blogia
HHR - NEWS

Entrevista exclusiva con el subcomandante Marcos. Tercera y última parte.

Entrevista exclusiva con el subcomandante Marcos

“El blues, como un orgasmo”

El Che, hombre cabal, honesto, noble, estima el líder del EZLN

“Mi peor pesadilla, dormido y despierto, es que La Otra acabe siendo lo mismo
que estamos combatiendo”

Raymundo Reynoso /III y última

Los Angeles, enero de 2007 (AMATE).- Desde que hace su aparición pública en las
primeras horas del 1 de enero de 1994, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, y
hasta la fecha, el subcomandante insurgente Marcos ha sido sujeto de elogios
*ora certeros, ora desproporcionados- y de los más descabellados ataques.

Las alabanzas que en los últimos trece años ha recibido el vocero del EZLN han
ido a la par de las furibundas críticas que le han recetado, y las reacciones
que provoca *de los suspiros a las mentadas y todo lo que se nos ocurra entre
uno y otro extremo- han quedado fielmente registradas en trabajos periodísticos,
en textos literarios, en canciones de variado ritmo, en videos documentales y
hasta en el imaginario colectivo.

En torno a Marcos *figura histórica o mito genial, dependiendo de la fuente que
se consulte- se han tejido multitud de historias, cuentos y rumores, y si para
unas y unos el Sup sigue teniendo gancho, para otras y otros está más bien a la
baja. Al respecto, y nomás como curiosidad: estimado lector, estimada lectora,
teclee usted en cualquier buscador de Internet los nombres de Fidel Castro, Che
Guevara, Hugo Chávez y subcomandante Marcos. Encontrará que por estos días a
cada uno de ellos se les menciona, en ese mismo orden, 3, 240,000; 3,130,000,
2,660,000, y 1,080,000 de veces. Nada mal para el delegado zero de La Otra
Campaña.

Pero, ese ejercicio cibernético sólo arroja un dato numérico.
Independientemente de las cifras, manipulables, relativas, vale citar al
escritor Carlos Monsiváis, el “chile de todos los moles”:

“Se le juzgue como se le juzgue, (Marcos) es uno de los grandes interlocutores
de la sociedad mexicana. Es un punto de vista. Es una voluntad de persistencia
en busca de la paz digna y allí, en esta cualidad, radica su poder de diálogo”.

Por otra parte, y a decir verdad, el dirigente zapatista no sólo no rehuye la
controversia: iconoclasta, dicharachero, alburero, más bien la fomenta. Y
pareciera que la disfruta.

Por lo regular *comentó al que esto escribe- como yo soy maloras, formo líos. Me
hago “contreras”. Por ejemplo, cuando veo que alguien se pone feminista pues yo
me pongo machista, y si se pone machista entonces digo, no las mujeres y no se
que, pero eso es nada más para ser “contreras”.

Y por hacerle al “contreras” es que a Marcos le tiran duro y tupido las
feministas y los izquierdistas ortodoxos (casi casi usábamos “fundamentalistas”,
pero mejor no, la palabrita está muy de moda), intelectuales desencantados y
periodistas que, aunque pretenden ignorarlo, se agarran del delegado zero para
cumplir con la nota o la columna a gusto del patrón.

En suma, le recomendamos a quien esto lea que pesque por allí algún diccionario
y sin quebrarse la cabeza seleccione cualquier adjetivo; ese, y sus respectivos
sinónimos y antónimos, le apostamos doble contra sencillo, se le han aplicado ya
al vocero del EZLN. Ahora, más allá de las críticas feroces y las alabanzas
facilonas, para un buen -ya no digamos de mexicanos, sino también para la gente
de 47 países del mundo que entre los últimos días del año pasado y los primeros
de éste se reunieron en Oventik para celebrar el encuentro de los pueblos
zapatistas y los pueblos del mundo- Marcos sigue siendo un referente político,
social y cultural.

Deja que los perros ladren Sancho amigo, es señal que vamos pasando
(El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha)

El subcomandante Marcos, después de que a fines de noviembre concluyó la primera
etapa de La Otra Campaña, concedió una extensa entrevista a AMATE. En las dos
primeras entregas de esta serie, difundidas la última semana de diciembre
pasado, reseñamos las ideas, opiniones y proyecciones de Marcos en relación a La
Otra, al estamento político mexicano en franco y acelerado proceso de
descomposición, y a la ecléctica familia que forman los paisanos mexicanos y los
chicanos que viven en el Otro México, ese que queda nomás al norte del río Bravo
(o, según, en el gabacho se le conoce como río Grande).

En esta tercera y última parte, Marcos, sin dejar de abordar el tema concurrente
a lo largo de la conversación *el de la raza mexicana- reveló diversas facetas
de su personalidad, platicó también de su añoranza por el cine, de sus gustos
musicales, de sus sueños y de sus pesadillas.

Asimismo, destacó su respeto y admiración por el comandante de la Revolución
cubana Ernesto Che Guevara, y nos contó de su paso por varias ciudades
californianas, incluidas San Francisco y Los Angeles, donde, dijo, experimentó
de cerca el racismo y la discriminación.

Corre entrevista.

-Empezamos con algo que ya te han preguntado muchas veces antes. ¿Quién es
Marcos, cómo se forma, qué lo forma? Pero en este caso, nos referimos al Marcos
que estamos viendo ahorita, en este momento.

-Bueno, ahora ya cambia la respuesta a la que daba en el 94 y después. En Marcos
estaban dos grandes vertientes, una, la de la izquierda ortodoxa, y luego la que
resulta del proceso de digestión y modificación que dan las comunidades
indígenas. Ahora se agrega el tercer elemento que es el contacto con ustedes,
con la gente de fuera, que ya no ve ni al izquierdista ortodoxo, ni al vocero
del movimiento indígena, sino con el que ahora empiezan a construir una
relación, una en la que ya no se está hablando con un personaje sino con el
vocero de una organización. Se trata ahora de empezar a deconstruir la imagen
mediática, el símbolo, el mito, el icono, y empezar a construir una relación de
compañeros, porque estamos hablando de organización a organización, o de grupo a
grupo, o estás hablando con una organización, no con un personaje que me está
viendo a ver si no digo una tontería y todo esto. Entonces, el Marcos que está
ahora en la sexta y en La Otra Campaña, digamos que hizo el proceso de digestión
en todos estos años del contacto con ustedes, con la gente de fuera, con la
sociedad civil, como decimos, y estamos tratando de aprovechar eso para
invitarlos a ver la otra parte, invitarlos a decir, ya pasó lo que pasó, bueno o
malo, ni modo, ahora ya no estás hablando con un líder, en el sentido
tradicional, sino con la puerta de un movimiento.

Entonces, tenemos que vernos como compañeros. Y ojalá que pudiéramos sentarnos
así como estamos ahorita, y platicar sin que te pidan el autógrafo o que te
digan fírmame este libro, o déjame sacarme una foto contigo, o que lo que
dijiste es la neta y ya no se puede cambiar, y no se toma como una opinión más.
O sea, ese es nuestro esfuerzo, se trata de construir una relación más sana y
nosotros pensamos que en la gira pasó esto. Como bajó el impacto mediático -y
donde ya nos conocían pues pasó la novedad y ya- era así como más tranquilo. En
el norte, como nunca habíamos ido, todavía está, pero creemos que una vez se de
la presencia más cotidiana, también va a poder ser así. Con esa nueva relación
vamos a poder decir “sí” y “no” o “estoy en desacuerdo”, sin que esto signifique
que estoy desafiando nada.

Por ejemplo, pudiéramos intercambiar ustedes y nosotros visiones sobre lo que es
el movimiento chicano, o el mexicano en el otro lado, sobre sus vertientes
culturales, y todo esto sin que signifique que ya se chingó Roma, porque ya se
condenó a tal movimiento, y no se tomó como una opinión que incluso se puede
modificar, como pudiéramos modificarnos uno de otro. Si pudiéramos hablar y
platicar y decir bueno, así como yo conseguiría que alguien modificara su
percepción respecto al zapatismo, que él consiguiera que yo modificara mi
percepción, por ejemplo, respecto a los Wasp (white Anglo-Saxon Protestant, el
norteamericano típico) o sobre los intelectuales, sobre el lugar de la medicina
alternativa, de los grupos feministas, de la identidad de género, o de lo que
fuera. Que yo tuviera así manifestaciones espontáneas sin que eso significara,
chin, ya dije, y se chingó la cosa. Que pudiéramos platicar, pues.

Es decir, ese Marcos que hablara entonces serían ya tres. Las tres vertientes:
el que llega a las montañas hace 22 dos años, el que nace hace 22 años ya con la
mezcla indígena y el que en estos 12 años se deconstruye en la relación como
vocero del EZLN.

-¿Y qué extrañas de tu vida previa a estas tres etapas a las que te refieres?

-El cine.

-Pero el cine lo puedes conseguir ahora gracias a los avances de la tecnología.

-No, no. El cine es una cultura, el DVD es otra cultura. Es igual que con el
horno de microondas, que dicen que con ese la comida calentada sabe igual, pero
no. El cine ahora es algo individual, tú te metes en tu casa y ya. Antes el cine
era una participación social, tenías que salir a la calle, comprar tu boleto,
conocías al boletero y no sé qué, entrabas y estaba el acomodador. Y los gritos
de la raza en ciertas escenas, los suspiros cuando el beso, las risas cuando
pasa la escena de sexo. Todo eso ya no ocurre. Esa es la parte que extraño, no
las películas, el cine.

Si la gente quiere ver sólo las cosas que pueden entender,
no tendrían que ir al teatro: tendrían que ir al baño
(Bertolt Brecht)

-Marcos, constantemente generas y articulas un resto de ideas, proyectas,
escribes. Eso no sale de la nada, tú tienes acumulado un buen de lecturas,
pasadas, presentes, ¿qué lees ahora?

-Bueno, leo los clásicos sobre todo, el último que estaba leyendo es Bertolt
Brecht, porque nos molestó mucho la posición que últimamente tuvieron los
intelectuales y artistas en México y Brecht ahora si que no deja títere con
cabeza. Entonces, he estado leyendo a Brecht, leo la prensa nacional e
internacional. Cuando estoy aquí por ejemplo que hay Internet, me meto a todo y
veo todo. Pero de literatura, sobre todo, el teatro, la obra de Brecht, novela,
y los clásicos como Cervantes. El mejor libro de teoría política es El ingenioso
hidalgo Don Quijote de la Mancha. Yo me acuerdo que cuando llegó el italiano
Fausto Bertinotti, del partido Refundación Comunista, le dije, le voy a regalar
un manual de Ciencia Política y le di el Quijote, y él como que no entendía de
qué se trataba. Léalo, le dije, léalo, y va a ver que todo lo que está pasando
ahorita, todas las partes que se están jugando están allí, en el Quijote.

-En tu paso por Veracruz, dijiste que las dos hojas de la ventana por la que tú
entraste a la música fueron el huapango y el son, y que de allí se te abrió una
puerta, el rock. Elabora en torno a ese tema.

-Dios cuando creó el mundo, creó el blues primero. Y luego ya el blues empezó a
tener sus humores como luego dicen, y nació el jazz y luego el rock. Pero en el
principio, así como dice el génesis, que en el principio fue la luz, en música,
en el principio fue el blues, lo demás de allí viene. El blues es algo así como
que te agarran el corazón y te lo hacen así. Pero no llegué allí primero, yo
crecí con los sones y huapangos y luego entro al rock. Después, has de cuenta
que al conocerte a tí te preguntara por tus ancestros y me encontrara al blues.
O como si me preguntaras de comida, pues claro que me gusta, ¿pero cuál es el
plato favorito? Pues es el blues.

-Que es sentimiento, cachondería*

-El blues es así como un orgasmo, pues*Y es la anécdota, es la historia de
lucha. Fíjate que en Torreón fuimos a la facultad de Ciencias Políticas y
Sociales de la Autónoma de Coahuila, y allí unos compas cantaron a capela unas
canciones, cardenche se llama el género, y que se estila a tres voces. Eso lo
hacen los campesinos cuando acaban de trabajar en el campo, se juntan, se echan
sus tragos y empiezan a cantar, a improvisar, a capela además, y por supuesto
ellos no saben lo que es el blues ni nada, pero has de cuenta. Y las canciones
eran así, el título era éste, “amigo, le voy a contar una historia” y empieza a
contar una historia así como en el blues, y otra, “la cruda”, que cuenta lo que
se siente cuando uno anda con la cruda, pero es a capela, sin ningún
instrumento. Los que cantaban eran gente ya grande, de más de 80 años, y según
me dijo un compa que estaba allí, ese tipo de canción es una tradición. “También
es la tradición que (los que cantan) deben traer medio litro de sotol entre
pecho y espalda. Lo que pasa *me explicó el compa- es que ahorita no pueden
porque estas tú, entonces piensan que los vas a regañar si toman trago”. ¿Pero
ves? Allí es donde nace esa música, y luego ya vienen todos los géneros. Si le
buscas, el son, el huapango, así como el cardenche, tienen los mismos orígenes
que el blues, surgen de abajo, ya hasta después se comercializan pero empiezan
de abajo, pues. Y si algo hay que salvar en el mundo, es al blues.

-Es el que te llega directo.

-No si eso sí, la neta.

-Órale. Y siguiendo con el tema, ¿cómo te impacta esa vastísima creación musical
que se ha hecho en torno al movimiento zapatista, en general, pero también
centrado en la figura de Marcos, ya representado como parte de la lírica popular
mexicana?

-Esa parte todavía no la entendemos. El puente con mujeres y con jóvenes y con
chicanos sí, o sea, con los que son perseguidos por sus diferencias, pero no
entendemos todavía en que momento se creó un puente entre la palabra zapatista y
el rock, y los rockeros. Sí lo notamos y decimos, ¡uta, que chingón que toquen y
que difundan la lucha! pero no se todavía, yo creo porque no he hablado con un
rockero para saber que fue lo que le tocó, donde encontró el espejo, eso no lo
entendemos. Tardamos en encontrar cuál era el espejo con mujeres, con jóvenes,
pero los encontramos escuchándolos y hablando con ellos, pero como no hemos
hablado con rockeros, no hemos encontrado cuál es el espejo, no todavía.

-Lo tendrán que encontrar en algún momento.

-Pues sí, quisiéramos hablar con ellos pero siempre los encontramos en el
templete, ellos están bajando los instrumentos y nosotros estamos subiendo a
tirar rollo y por eso digo, soy talonero porque siempre me toca después de ellos
pero nunca ha habido chance de platicar así en corto. Esa vez que estuve en
Veracruz, donde fue el discurso ese (relativo a la música), me entero mucho
después que estaba Zack de la Rocha y yo ni supe, le hubiera dado un abrazo, ese
compa ha hecho un chingo por nosotros.

-Con los grafiteros, con el grafiti, ¿te identificas?

-Mira, nosotros lo veíamos antes como una manifestación artística. Hay grafitis
que valen oro, el manejo de imagen, de color, de proporción. Fíjate, en San
Martín Texmelucan, Puebla, pasó un chavo a hablar, ya vez que pasan en las
reuniones a hablar, y no pudo decir nada coherente, y decía no pues, es que yo
no se hablar, entonces se fue y mientras hablaban los otros él hizo un grafiti
que es el mejor comunicado que yo he visto. Si yo hubiera querido hacerlo en
palabras, hubiera sido el mejor comunicado de Marcos. Entonces ya decimos, no
pues es que ya no es nomás así de que alguien haga algo. Esa es su forma de
expresarse. Si tiene una pared y un spray, dice cosas bien chingonas sin poder
hablar siquiera, sin articular media palabra.

-El EZLN, la figura tuya, la de la comandante Ramona se notan mucho entre los
chavos grafiteros de aquel lado, de Los Angeles. Por varios lugares ves murales
donde estas tú, está zapata, está el Che, y otros personajes, entonces creo que
los han influenciado ustedes a ellos bastante. Y como dices pues su manera de
expresarse es su pinta.

-Sí. Y de vivir, porque además está la cuestión del tiempo. O sea, lo tienen que
hacer rápido porque cae la tira. Entonces, está todo el reflejo cultural ese de
que están pintando y están viendo para todos lados y les queda bien chingón,
bien chingón. Yo en este (un grafiti del sup reproducido en una agenda) me tardé
un buen tanto en lo que lo hice.

-Hace años, le diste una entrevista a una colega norteamericana a la que le
comentaste que fuiste trabajador de una sex shop en San Francisco, ¿no?

-Sí. Esa entrevista fue en el 94, y fue al San Francisco Chronicle. La reportera
me preguntó que si conocía San Francisco y yo le dije “sí, yo trabajé en una sex
shop y me corrieron por que el dueño era gay y me quiso ligar”. Pero ella sacó
en su nota ‘Marcos es Gay’, y entonces yo contesté con una posdata.

[Aquí, estimamos, vale la pena reproducir en toda su extensión la posdata a la
que se refiere Marcos y que, efectivamente, da a conocer como parte de un
comunicado el 28 de mayo de 1994. “P.D. MAYORITARIA QUE SE DISFRAZA DE MINORÍA
INTOLERADA. A todo esto de que si Marcos es homosexual: Marcos es gay en San
Francisco, negro en Sudáfrica, asiático en Europa, chicano en San Isidro,
anarquista en España, palestino en Israel, indígena en las calles de San
Cristóbal, chavo banda en Neza, rockero en CU, judío en Alemania nazi, ombudsman
en la Sedena, feminista en los partidos políticos, comunista en la posguerra
fría, preso en Cintalapa, pacifista en Bosnia, mapuche en los Andes, maestro de
la CNTE, artista sin galería ni portafolios, ama de casa un sábado por la noche
en cualquier colonia de cualquier ciudad de cualquier México, guerrillero en el
México de fin del siglo XX, huelguista en la bolsa de New York, reportero de
nota de relleno en interiores, machista en el movimiento feminista, mujer sola
en el metro a las 10 p.m., jubilado en plantón en el Zócalo, campesino sin
tierra, editor marginal, obrero desempleado, médico sin plaza, estudiante
inconforme, disidente en el neoliberalismo, escritor sin libros ni lectores, y,
es seguro, zapatista en el Sureste mexicano. En fin, Marcos es un ser humano
cualquiera en este mundo. Marcos es todas las minorías intoleradas, oprimidas,
resistiendo, explotando, diciendo "¡ya basta!" Todas las minorías a la hora de
hablar y mayorías a la hora de callar y aguantar. Todos los intolerados buscando
una palabra, su palabra, lo que devuelva la mayoría a los eternos fragmentados,
nosotros. Todo lo que incomoda al poder y a las buenas conciencias, eso es
Marcos.”]

Y en Los Ángeles, Marcos, ¿qué serías?

-En Los Ángeles sería indocumentado, por supuesto. Cuando yo estuve allá, en Los
Ángeles estaba el movimiento chicano, pero ya sin esa identidad que tuvo. Ya no
estaba Cesar Chávez. Podías tocar el racismo y lo más indignante es que los
oficiales del gobierno norteamericano eran latinos, eran de la raza y eran los
más cabrones, los más déspotas y todo eso porque no nada más es cosa de que te
pidan los papeles, sino el trato, como si fueras delincuente y todo eso.
Entonces allí pude tocar y sentir lo que ni en las comunidades indígenas había
sentido siendo mestizo. No sólo es que eres un extranjero, eres una amenaza.
Estás en un país como amenazándolo, por eso nos da a nosotros mucho coraje
cuando se da el trato a los indocumentados como si fueran a ir a hacer daño. Esa
era la reacción de la policía, del LAPD, hijos de la fregada, eso sí es así,
como si tú les fueras a hacer daño, y que a eso habías cruzado.

-Oye, ¿y si hubieses sido argentino?

-Uta, allí no conozco, Los Ángeles si conozco y San Francisco también, Argentina
no lo conozco, pues.

-Cuba, si hubieras sido cubano.

-En Cuba, yo creo que hubiera sido maestro, creo que allí sí puedo aprender
mucho.

-Espérame, aunque va a parecer una pregunta obvia, tal vez tonta, ¿tú sueñas
Marcos?

-Sí, tengo pesadillas y tengo sueños.

-Y bueno, hablando entonces de Argentina, de Cuba, de un notable
argentino-cubano, ¿tú has soñado con el Che?

-Bueno, al Che yo lo conocí desde muy joven, me quedó una imagen muy terrenal de
él como el héroe, con los escritos, con su Pasajes de la guerra revolucionaria.
A mí me impresionó mucho la honestidad que tiene para decir, “corrí, me pasó
esto” No era alguien que se autoelevara, sino que describía los hechos. Fue
después de esas narraciones que ya conocí su historia, o sea, entré al revés,
por el otro lado. Después de ese Che más mortal, más humano, ya llegó la figura
del Che, la historia del que conquista Cuba junto con Fidel, Camilo, Raúl, y
luego deja todo y se va a África, y luego se va a Bolivia y luego hace la gesta
de la sierra en Bolivia y luego ya el impacto que tiene fuera, ¿no? Pero ese
primer Che que yo conocí, es con el que me quedo. Era un hombre así, pues,
cabal, honesto, noble, pero un hombre, al fin y al cabo. No era un dios ni era
un líder. Y si algo quisiera ser yo, es eso, un hombre honesto y cabal, con
defectos y todo eso, pero sin ser diosificado o visto como un ídolo o como un
personaje. Y no se qué es peor, si ser un ídolo o un personaje.

-Entendido. Es decir, lo tienes en la memoria, está vivo en tí, pero ¿lo has
soñado alguna vez, te has soñado con él?

-No. Pero ahora que me acuerdo, la única vez que me preguntaron de él, aparte de
ésta, fue alguien de Prensa Latina en el encuentro continental que hicimos en La
Realidad. El periodista me preguntó, ¿qué harías si tuvieras al Che enfrente? Yo
lo dije, le diría que se pusiera aquí y yo me iba con ustedes a hacer preguntas.

-¿Tu sueño más placentero, más recurrente?

-Que pueda hablar con alguien sin pasamontañas y poder decirle quien soy, o sea
que soy Marcos, y que no haya problema. No problema de que me vaya a atacar o a
meter a la cárcel, sino que diga “ah, sí, que buena onda” y que no haya
problema. Que no haya una reacción frente a un personaje.

-¿Y tu pesadilla...?

-La más recurrente es que nos gana, dentro de La Otra, el afán de hegemonía. Que
La Otra se depura. O sea, que terminemos así, haciendo lo mismo que han hecho
otros ¡y chin! que después de tanto esfuerzo y tanta riqueza terminemos haciendo
lo mismo que criticamos, que nos convirtamos en nuestros enemigos.
Ese es el temor. Esa, esa sí es la pesadilla, y la tengo dormido y despierto.
RR/PR
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres