Blogia
HHR - NEWS

CHIAPAS: paramilitares, hostigamiento, tensión.



Pronunciamiento íntegro de los y las adherentes a la Otra Campaña en CHIAPAS Y MICHOACAN
 
San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, 9 de marzo de 2007.

Los signos contrainsurgentes del mal gobierno ante la segunda etapa de La Otra Campaña.

Pronunciamiento de los y las adherentes a la Otra Campaña

Las y los adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y a La Otra Campaña, coordinados en la Otra Jovel y la Otra en Morelia Michoacán, vemos con preocupación la ofensiva que diversos grupos ligados al PRI, articulados a instancias federales y locales, y a otras fuerzas de intereses oscuros, han comenzado a realizar en contra de los compañeros zapatistas en Chiapas.

Grupos como la OPDDIC y la URCI entre otros, argumentando supuestos derechos agrarios disputan por medios legales e ilegales tierras recuperadas por el EZLN desde 1994. En complicidad con autoridades agrarias, militares y policiacas amenazan con desalojar violentamente a comunidades zapatistas particularmente en la región Selva. El gobierno les hace comparsa y vemos como reactivan órdenes de aprehensión en contra de autoridades y bases de apoyo zapatistas.

A manera de ejemplo señalamos tres acciones que son representativas del tipo de agresiones que se viven en diversas comunidades y regiones del territorio zapatista:

1.- El hostigamiento y las amenazas en contra del municipio autónomo Olga Isabel han venido subiendo de tono al grado de que la OPDICC secuestró a tres compañeros bases zapatistas el viernes 2 de marzo pasado. Los compañeros bases zapatistas lograron liberar a los secuestrados pero las amenazas siguen. Este tipo de agresiones pretenden despojar a las bases zapatistas de sus tierras, incluyendo el desplazamiento forzado, en una clara intención de ganar el control territorial.

2.- Las comunidades zapatistas del Municipio Autónomo Vicente Guerrero, en las inmediaciones de la Reserva de Montes Azules siguen amenazadas de ser desalojadas violentamente por la supuesta Fundación Lacandona AC y LA OPDDIC, agresores responsables del ataque armado de Viejo Velasco y el desalojo en Busiljá, ocurridos en noviembre pasado con el apoyo y complacencia de policías de seguridad pública. Estas agresiones tienen claros rasgos de acciones paramilitares. El EZLN y las Juntas de Buen Gobierno han denunciado el armamento y entrenamiento de grupos vinculados a la OPDDIC. Situaciones similares se están presentando en los territorios de los Caracoles: “Resistencia hacia un Nuevo Amanecer”, “El Torbellino de Nuestra Palabra”, “El Caracol que Habla por Todos” y “Madre de Los Caracoles del Mar de Nuestros Sueños”.

3.- Los ataques en contra de otros adherentes como la ocurrida el lunes 26 de febrero en contra de los compañeros de CIEPAC, quienes recibieron una amenaza de muerte anónima en sus oficinas en San Cristóbal de Las Casas. Estos hechos se suman a otra serie de ataques e intimidaciones contra CIEPAC en lo que va de este año y 27 casos más de hostigamiento contra otras organizaciones adherentes a la Otra Campaña, desde noviembre de 2005.

Por las denuncias hechas por las Juntas de Buen Gobierno y por el CCRI-EZLN, además de los hechos que han sido documentados por las organizaciones civiles en Chiapas, vemos claro como el gobierno orquesta una nueva ofensiva contrainsurgente, agrediendo a los zapatistas en sus propias tierras al tiempo de la inminente salida de los compañeros delegados de la Comisión Sexta del EZLN para continuar con la nueva etapa de La Otra Campaña.

Los y las adherentes a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y a La Otra Campaña en Jovel denunciamos y rechazamos el hostigamiento y la represión en contra de los compañeros zapatistas y de los adherentes a la Otra Campaña y exigimos que se detenga esta ofensiva sucia operada por las autoridades federales y estatales.

Las y los adherentes de la Otra Jovel y La Otra en Morelia Michoacán seguiremos participando en la lucha por un mundo donde quepan muchos mundos, por otra forma de hacer política y por una nueva Constitución, y seguiremos fortaleciendo a la Otra Campaña en todo el país en esta nueva etapa.

Una agresión a un@ es una agresión a tod@s

Los y las adherentes de la Otra Jovel y Otra Morelia Michoacán


Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas
Centro de Derechos de la Mujer de Chiapas
CAPISE
CIDECI LAS CASAS –CENTRO INMANUEL WALLERSTEIN
CIEPAC
COCIDEP
Colectivo Utopía, Morelia Michoacán
Colectivo Rebeldía, Morelia Michoacán
ENLACE CIVIL AC
DESMI AC
PROMEDIOS
MADERAS DEL PUEBLO DEL SURESTE,AC
MELEL XOJOBAL AC
ALIANZA CÍVICA
Toma las Calles

Andrea Frustaci
Erasto Molina
Gonzalo Guevara
Gema Arias
Jorge Armando Gómez
Koldo E. Urango
Marta Figueroa
Perla Jiménez
Tomi Roldo
Verónica Melgoza
 
 
**********
 

Hostigamiento paramilitar
 
Gloria Muñoz Ramírez
Columna Los de Abajo / La Jornada

En Chiapas hay una violencia cotidiana nada invisible. La ve quien quiere verla; la padecen todos los días las comunidades indígenas en resistencia; la denuncian las autoridades autónomas zapatistas, los organismos de derechos humanos, los centros de investigación y documentación comunitaria, los observadores nacionales e internacionales y la escasa prensa atenta. Desde que inició el año y con él los nuevos gobiernos federal y estatal, se recrudeció el hostigamiento paramilitar encabezado por la Organización para la Defensa de los Derechos Indígenas y Campesinos (Opddic), en lo que parece ser un plan de Estado.

Habla la junta de buen gobierno de la zona zapatista de Morelia: "Las metas de la Opddic son invadir las tierras recuperadas desde 1994 por el levantamiento del EZLN. El señor Pedro Chulín, dirigente de esa organización, es el que está promoviendo este problema para llegar a una confrontación entre indígenas. Chulín tiene contactos con el gobierno estatal y está respaladado por el Ejército. La Opddic es un grupo paramilitar apoyado por el gobierno, son los mismos. En momentos recientes nos están atacando en el municipio autónomo Olga Isabel, donde dicen que la organización zapatista, ya no sirve, que ya no tiene fuerza, que es como una mosca que la pueden pisotear.

"Nosotros estamos tratando de dar salida a esos problemas agrarios, pero queda claro que no vamos a entregarles la tierra, porque esa tierra es recuperada y para recuperarla se ha derramado mucha sangre de nuestros hermanos. No la vamos a entregar, aunque haya amenazas. Si lo pretenden hacer así, estamos conscientes y dispuestos para defender la tierra en cualquier parte de nuestros municipios.

"Las tierras antes de 1994 no eran de ellos, eran de rancheros que las abandonaron con el levantamiento de 1994 y las recuperamos los zapatistas. Ahora ellos tienen el apoyo de la Reforma Agraria y están buscando que les legalicen esa tierra, que quede en sus manos. Quieren convertirla en ejido. La Reforma Agraria, sin investigación, hace los papeles, paga y hace los planos que ellos necesitan.

"Somos sabedores y seguros de lo que estamos diciendo. Podemos decir que sí están armados. Tenemos conocimiento de que en algún lugar entraron a chaporrear milpas, robaron los maices. Tenemos en grabación cuando cargan el costalito huyendo a la montaña. Tienen guardia armada en un lugar alto. Quieren confrontación.

"Algunos están dentro de los municipios autónomos, otros vienen de afuera de las comunidades. Algunos son ex zapatistas que se pasaron con ellos. Sabemos que se están organizando. Se reúnen cada tercer día. Están tomando una decisión de cómo intervenir otra vez. Hay golpeados, presos, detenidos, amenazas de secuestro a las autoridades municipales y el gobierno no hace nada.

"Queremos castigo para Pedro Chulín y que deje de molestarnos. Y a los hermanos de México y de otros países les decimos que difundan todo lo que está pasando, que estén pendientes..."

losylasdeabajo@yahoo.com.mx
 
 
**********
 
 
Zapatistas de Bolom Ajaw se dicen dispuestos a defender sus tierras
 

HERMANN BELLINGHAUSEN ENVIADO / La Jornada.

El gobierno nos ofrece apoyos y programas; "piensan que así nos van a chingar".
Dirigente indígena habla a observadores desde la región autónoma La Montaña.
 
Bolom Ajaw, Chis., 9 de marzo. "De esta parte está el trabajo colectivo de nosotros. Teníamos trabajado allá y los hermanos de la Opddic en octubre de 2006 vinieron con armas y lo llevaron todo el maíz. No dejaron ni una mazorca. Tumbaron tres hectáreas de los compañeros", explica un hombre desde la última milpa zapatista en la ladera de la región autónoma La Montaña, que colinda con el predio arrebatado por el grupo priísta. Rodeado de hombres, mujeres y niños, habla para la prensa y la brigada internacional de observación que visita estos días algunas comunidades zapatistas hostigadas o agredidas por la Organización para la Defensa de los Derechos Indígenas y Campesinos (Opddic).

"Ellos trabajan esa planada", señala hacia la fértil ribera del río Agua Azul, poblada de verdes maizales (la "milpa de año" o supernumeraria que hacen los campesinos mayas cuando pueden). "Su meta es sacarnos. Quieren aquí donde estamos para ampliar el centro turístico y controlar las cascadas, muy bonitas." Se refiere a las llamadas cataratas de Bolom Ajaw, gigantescas y espectaculares, que río abajo se forman frente a estas tierras zapatistas, en un paraje donde se conserva la vegetación selvática.

Caen con tal fuerza las aguas de Bolom Ajaw que su nube de rocío salpica hasta la cima de las montañas. A escasos kilómetros del balneario Agua Azul, las cataratas son otro tesoro escondido en la selva de Tumbalá, como el Velo de Novia río arriba. Uno diría que las comunidades autónomas se ubican en la frontera de la selva virgen. Precisamente por eso las autoridades quieren desalojarlas. Estorban para el "desarrollo" turístico.

"Es mucha la molestia que nos hacen los hermanos de la Opddic. Necesitamos que no nos sigan atacando. Que estén calmados y haya paz. Cada que vienen a trabajar traen armas y radios. Nosotros nunca venimos a atacar. Hace poco robaron el fruta del cacao", prosigue, pues además de milpas, en Bolom Ajaw florecen altos cacaotales que forman un auténtico bosque húmedo de futuro chocolate. "El 21 de diciembre pasado, Jerónimo Silvano López y otros vinieron hasta nuestro pueblo a robar los pavos. El 22 de enero se llevaron tres horcones de la iglesia."

Otro indígena agrega: "Es el mismo gobierno que organiza la Oppdic. Ya no vamos a permitir que entren. Nosotros los zapatistas vamos a trabajar y no nos vamos a dejar. Estas son tierras recuperadas de nosotros". Describe las armas de sus vecinos priístas, calibres 38, 22 y 16. "Ellos dicen que tienen cuernos de chivo, pero no los hemos visto." Afirma que este grupo "está en contacto con los militares de las bases de Temó y Palenque, y hacen reuniones nocturas clandestinas".

Señala que los "aguazules" de la Opddic, encabezados por Alberto Urbina López, son Jerónimo López Hernández, Juan García, Salomón Moreno, Marcos López Moreno, Domingo y Sebastián Cruz López y José Antonio Pérez, entre otros. "Ahora ya disparan al aire. Cada día que vienen a trabajar echan bala. Aquí eran acahuales. Cuando vieron que la hicimos tierra buena, la quieren también para ellos. Pero ya van cinco años que estamos aquí. En 2004 pusieron una cerca de alambre para tapar nuestro camino". Además, "el gobierno respalda la construcción de casas en las cascadas".

Relata que el 2 de marzo pasado se presentaron aquí varios funcionarios. "Ofrecieron apoyos y proyectos si dejamos de ser zapatistas. Prometieron casas, agua potable, escuelas. Piensan que nos vamos a salir de la resistencia, y que así nos van a chingar. Les dijimos que no recibiremos nada, que si querían dialogar fueran al caracol de Morelia con la junta de buen gobierno, que son nuestras autoridades. Nomás se regresaron." Los funcionarios eran Avelino Flores, de la zona turística de Palenque; Miguel Angel Pérez, de la Secretaría de Desarrollo Indígena; Arturo Jiménez Vásquez, subsecretario regional de Yajalón, y José Luis Barragán, delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, entre otros.

"Juntos trabajan con la Opddic para que la tierra quede de los que pasan armados frente a nuestras casas. A las compañeras las amenazan de muerte cuando están junto al río." El indígena reitera que las bases zapatistas evitan caer en las provocaciones de quienes no deja de llamar "hermanos", pese a todo.

El poblado de Bolom Ajaw es un caserío de cabañas repartidas entre solares y veredas. Todo de la más elemental madera cruda. En casi todas se leen las siglas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. En algunas puertas asoman figuras negras de insurgentes zapatistas como sombras. En una roca abrazada por las raíces de la selva hay una pinta rudimentaria, casi rupestre, con imágenes similares.

En años anteriores, la Opddic, las autoridades y los medios locales han tildado a estos zapatistas de "invasores" y hasta "delincuentes", en un contexto en que la Opddic priísta del municipio oficial de Tumbalá también sostiene conflictos (de límites y por el cobro de peaje a los turistas que se dirigen a Agua Azul) con indígenas perredistas o sin organización del vecino ejido San Sebastián Bachajón, en Chilón.
 
 
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres