Blogia
HHR - NEWS

Cede Pemex operación de ductos a empresas privadas

 
Al margen de la ley, en septiembre próximo Pemex adjudicará a una empresa privada la operación de cuatro sistemas de ductos en áreas clave para el transporte de crudo. Jesús Reyes Heroles inicia la privatización de la paraestatal en sectores considerados de seguridad nacional

Ana Lilia Pérez / Contralínea

1a. quincena de agosto.
 

Mediante el llamado proyecto Suma, el director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Jesús Reyes Heroles, lanzó la primera licitación para abrir a la iniciativa privada sectores que constitucionalmente son exclusivos de la paraestatal.

Aunque el Suma no ha sido enviado al Congreso, en septiembre próximo se entregará el primer contrato para que una empresa privada maneje los ductos de Pemex Exploración y Producción (PEP).

En abril de 2006 Contralínea (número 54) publicó que los directivos de Pemex aplicaban un esquema para que el sector privado participe en áreas de exploración y producción de petróleo, explotación de reservas y operación de ductos (la parte neurálgica para el transporte y distribución de hidrocarburos), sin importar que con ello se viole el artículo 27 constitucional y las leyes Orgánica de Pemex y de Hidrocarburos.

En mayo pasado PEP publicó las bases de la licitación 18575111-006-07 para la operación y mantenimiento, durante 10 años, de 66 ductos (de mil 281 kilómetros), ubicados en la central de rebombeo de Cárdenas, el centro de almacenamiento estratégico Tuzandepetl y el centro comercializador de crudo Palomas, ubicados en Veracruz y Tabasco.

La red incluye 93 tuberías de ductos en operación y 22 fuera de ella, las centrales de bombeo y almacenaje y los centros de venta de Ogarrio, Cuichapa, El Plan, Sánchez Magallanes y Cinco Presidentes.

La empresa que se beneficie con la adjudicación controlará toda la infraestructura y los procesos de transporte y distribución. Sus atribuciones incluyen la inspección con "diablo" instrumentado, geoposicionamiento, recubrimiento mecánico, rehabilitación del ducto, los análisis de integridad, certificación y riesgo integral.

Los ductos que se entregarán al sector privado son un segmento estratégico del manejo de petróleo en las regiones sur y marina, que son actualmente las zonas más productivas. Se trata de las líneas de salida de todo el petróleo del sureste hacia las terminales de Pajaritos y Dos Bocas.

La licitación fue diseñada por funcionarios de PEP, entre ellos: José Refugio Serrano Lozano, subdirector en la Región Sur; Carlos Hernández García, gerente de Transporte y Distribución de Hidrocarburos; Eloy Pérez  Babucha y Heliodoro Cigarroa Citalán, de la Coordinación de Mantenimiento de Ductos; Rodolfo Velásquez López, coordinador de Seguridad Industrial; Víctor Hernández  Herrera, especialista en Integridad de Ductos, todos al mando de Carlos Morales, titular de la subsidiaria.

Se trata del primer contrato del proyecto Suma que (desde 2005) se aplica en Pemex de forma discrecional para disfrazar la privatización de la petrolera, principalmente con un esquema financiero de Pidiregas (Proyectos de Inversión Diferida en el Registro del Gasto) y a los que en Pemex se les llama Proyectos de Infraestructura Productiva de largo plazo y que actualmente se han convertido en el pasivo más oneroso que enfrenta el gobierno federal.

Como reveló Contralínea, el proyecto Suma “Por un solo Pemex”, fue   impulsado por el exdirector general de la paraestatal Luis Ramírez Corzo y su director corporativo de Operaciones, Marcos Ramírez Silva, con la anuencia de Felipe Calderón para trazar lo que es su estrategia petrolera de gobierno.

El proceso

La licitación fue etiquetada bajo el rubro: “Aseguramiento de la integridad y confiabilidad del sistema de transporte de hidrocarburos por ducto”. El 21 de mayo la Coordinación de Mantenimiento de Ductos de la Gerencia de Transporte y Distribución de Hidrocarburos de PEP, emitió la convocatoria y, extrañamente, dos semanas después ésta fue borrada del sistema Compranet y de la página de Internet de la subsidiaria.

La presentación de propuestas técnicas y económicas está programada para el 13 de septiembre próximo, y hacia finales de ese mes se hará la adjudicación. De acuerdo con las bases de licitación, el periodo inicial del contrato es de 3 mil 625 días, del 7 de enero de 2008 a enero de 2018.

El presupuesto destinado a este contrato es de 46 mil 500 millones de dólares, tan sólo durante el primer año (2008); sin embargo, de acuerdo con un especialista que participó en el diseño de la licitación, en la ejecución de los trabajos el oneroso monto podría triplicarse, porque de forma amañada tiene graves vacíos, como el que la contratista decida si Pemex debe invertir en reparar o cambiar todo el sistema de ductos.

Documentos internos de Pemex revelan que las empresas que se disputan el contrato son: Grupo Protexa, propiedad de los hermanos Humberto y Javier Lobo Morales; Oceanografía, de Amado Yáñez Osuna (vinculada a la corrupción de los hermanos Bribiesca y Raúl Muños Leos, ex director de la paraestatal); Gutsa Infraestructura, propiedad de Juan Diego Gutiérrez Cortina.

También OPC Ingeniería y Construcción, de Cornelius Versteg Zebadua;   Sensa Control Digital, propiedad de Maurice Lechevalier, ex funcionario de CFE; Tradeco Industrial, propiedad de Federico Martínez, hijo de Federico Martínez Salas, ex director del Proyecto Cantarell; Constructora Subacuática Díavaz, propiedad de Luis Vázquez Sentíes.

Además, también se encuentran Servicios Marinos y Terrestres, Speman Consulting, Veco-pias, Security Neworks Systems, Busines Development Manager, Binsmar,  EMS Energy Services, Wood Group, Itochu Corporation, Termotecnica Industrial, Petrofac, Tejas Gas de Toluca, Proa Energy Service, Hannover Compresion Limited.

Y las empresas Mexssub, Dica Desarrollos de Ingeniería y Construcción, ARB Arenal, Rotork Servocontroles de México, Equipomex, Rosen de México, Emerson Process, Siemens Oil & Gas Services, Bisnmak, GE Oil & Gas, Cobra Instalaciones.

La mayoría de ellas son contratistas de la paraestatal con historias de corrupción, tráfico de influencias y conflictos de interés con funcionarios  y ex funcionarios en Pemex, la Comisión Federal de Electricidad y Caminos y Puentes Federales de Ingresos.

El proyecto interno de PEP plantea que si la empresa ganadora incumple el contrato, como “acción de contingencia”, éste se otorgará a la contratista que quede en segundo lugar durante la licitación.

Fuentes de la DCO que participan en el proyecto Suma señalan que ésta es una de las cuatro licitaciones que la paraestatal otorgará este año, para que a partir de enero de 2008 la IP se haga cargo de cuatro sistemas de ductos de zonas terrestres y marinas en los estados de Veracruz, Tabasco, Campeche y Chiapas. Además de la licitación 18575111-006-07, se entregarán otros tres contratos, todos a diez años, para las instalaciones de Cayo Arcas, Dos Bocas, Atasta, Ciudad Pemex.

De acuerdo con las fuentes, este mismo esquema se aplicará a las subsidiarias  Pemex Refinación y Pemex Gas y Petroquímica Básica. En cada caso, la estrategia para la privatización estaría simulada con la asignación inicial durante una década, para la posterior desincorporación de los activos.

Incluso, el titular de Refinación, José Antonio Ceballos Soberanis, designó a José Jaime Armendáriz Martínez, de la Subgerencia y Transporte de Distribución  para participar como testigo en la licitación 18575111-006-07,  a fin de que aplique el mismo esquema a Refinación.

Leer artículo completo, http://contralinea.com.mx/archivo/2007/agosto/htm/Cede_PEMEX_a_empresas_privadas.htm, se abrirá ventana en portal de Contralínea.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Salvador Calderón -

En realidad no se están vendiendo los ductos. Es un contrato de administración de operación para garantizar su operatibilidad y seguridad.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres