Blogia
HHR - NEWS

Hostigan y amenazan a indígenas adherentes en Guerrero

 

21 de agosto de 2007, Ayutla, Guerrero, México.

En peligro la vida de nuestros compañeros Fortunato e Inés, quienes con valor y dignidad han denunciado el abuso del ejército federal en la sierra mepha`a de Guerrero.

El contexto:

Inés Fernández Ortega y su esposo Fortunato Prisciliano son miembros de la Organización de Pueblo Indígena Mepha´a de Ayutla de los Libres y adherentes a la “Otra campaña”.

A Inés Fernández Ortega, el 22 de marzo de 2002 fue atacada y violada por tres soldados del ejército federal. Los “guachos” entraron a su casa de madera y tierra para interrogarla acerca de una carne que estaba colgada fuera de la casa y que según los soldados era robada, después fue interrogada sobre el paradero de su esposo y después fue ultrajada por los soldados. Posteriormente, Inés Fernández y Fortunato Prisciliano denunciaron ante las autoridades locales la violación e inicialmente se abrió una investigación en el Ministerio Público de Ayutla de los Libres, en el Estado de Guerrero. Sin embargo, las autoridades militares no tardaron mucho en atribuirse la jurisdicción del caso y en 2003 el fiscal militar recomendó cerrar las investigaciones. Según los informes, ese mismo año soldados del ejército mexicano intimidaron a la pareja y acosaron a otros vecinos de Ayutla.

Sin embargo Inés y Fortunato, con el apoyo de la organización, no han dejado de luchar por obtener justicia. Como parte de su digna lucha, en octubre de 2006, su caso fue aceptado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con lo cual están muy cerca de sentar al ejército mexicano en el banquillo internacional de los acusados por violar los derechos humanos de los civiles y de los pueblos indígenas. (Pueden encontrar información adicional en AU 33/03, AMR 41/004/2003, del 3 de febrero de 2003, y en el informe de Amnistía Internacional, Mujeres indígenas e injusticia militar. AMR 41/033/2004, de noviembre de 2004.)

Los Hechos:

A partir de que la Corte Interamericana acepto su caso y que los compañeros mantienen dignamente su voluntad de seguir luchando, han sido objeto de múltiples agresiones y amenazas que están poniendo en riesgo su integridad física y mental, e incluso su vida.

El 30 de junio de 2007, Fortunato Prisciliano, que durante este año tiene cargo comunitario como policía del pueblo, fue golpeado frente a la Comisaría una persona que sirve de guía al ejército federal cuando patrulla las cercanías de la comunidad de Te Cuani (cerro de tigre), de donde es originario. Mientras Fortunato era golpeado, el agresor le mostró una pistola que llevaba oculta bajo la ropa y le dijo: “Si intentas decir algo aquí te traigo tu comida lo que estás denunciando con tu esposa Inés en contra de los guachos es mentira, y ya sabemos que hasta Estados Unidos vas a ir, pero no te va a servir de nada porque es mentira lo que estás diciendo.”

Los compañeros denunciaron el ataque ante el jefe de la policía municipal, quien ordenó al agresor presentarse en la Comisaría Municipal. Éste se disculpó y explicó que estaba borracho. Sin embargo, después de esto han proseguido el acoso y las amenazas. El 27 de julio, se le acercó el tío del hombre que le había pegado y amenazado y le dijo: “Deja de chingar a los guachos, sabemos que quieres ir hasta a Estados Unidos a denunciarlos, y si no paras algo feo te puede pasar.” El 1 y 3 de agosto de 2007, nuevamente lo amenazaron diciéndole: “Hijo de tu chingada ya deja de decir que a tu esposa la violaron los guachos ya te dije que te vamos a partir tu madre, ya ves como te hizo de por sí [mi sobrino]. Ya te dije deja de chingar con eso o te va a pasar algo feo, no bastó con lo que te hizo [mi sobrino] y sigues chingando con los guachos.”

Por estos hechos tememos por la integridad física y mental de nuestros compañeros. Vemos que estos hechos se están realizando con la clara intención de que Inés y Fortunato abandonen su lucha y no se presenten al juicio internacional en el cual exhibirán al ejército mexicano como violador de los derechos humanos, en contra de la clara y completa impunidad que siempre ha tenido el ejército federal en nuestro país y del discurso oficial que lo presenta como institución ejemplar y respetuosa de los derechos humanos. Además estos hechos se suman la creciente militarización y violación a los derechos humanos que desde hace años, en especial el última año, ha implementado el estado mexicano y su ejército en contra de las comunidades indígenas organizadas en la sierra de Ayutla Guerrero, como lo hemos denunciado en su momento.

Organización del Pueblo Indígena Mepha´a.
Coordinadora Costa- Montaña.

 

 

by. Centro de denuncias, Enlace Zapatista 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres