Blogia
HHR - NEWS

"Me siento sobreviviente de la guerra contra la corrupción y el poder político"

ALFREDO MENDEZ ORTIZ/La Jornada

La periodista Lydia Cacho Ribeiro fue exonerada del delito de difamación

El principal objetivo de Kamel Nacif "era deshacerse de mi vida", asegura en entrevista

Con la voz agobiada tras enfrentar un año de llanto, miedos, litigios y careos judiciales con el empresario Kamel Nacif Borge, su acusador, la periodista Lydia Cacho Ribeiro, ahora exonerada del cargo de difamación, contesta una llamada a La Jornada en la que manifiesta que está viviendo uno de los momentos más importantes de su vida: "Me siento como sobreviviente de la guerra contra la corrupción y el poder político".

Sin dudarlo, dice que está satisfecha porque, además de haber obtenido el pasado martes su libertad definitiva, demostró que fue víctima de torturas sicológicas cuando fue detenida en diciembre de 2005, y que el principal objetivo de Nacif no era recluirla en una cárcel, sino "deshacerse de mi vida".

La autora del libro Los demonios del Edén resalta que tiene previsto continuar con sus investigaciones sobre la red de pederastia que encabeza en México Jean Succar Kuri, detenido y procesado en el penal federal del Altiplano, antes La Palma, pues está convencida de que "si Kamel no pudo conmigo es porque sólo he dicho la verdad; puse al descubierto las complicidades del poder político y económico con un red de delincuentes que afecta a la niñez en nuestro país".

Durante la conversación telefónica, la comunicadora confirmó la información que en meses recientes dio a conocer este diario, en el sentido de que las autoridades de Estados Unidos mantienen abierta una investigación en contra del llamado rey de la mezclilla y de Jean Succar.

"Estoy enterada de buena fuente que las conversaciones telefónicas (entre Nacif y Succar) forman parte de una indagatoria que realiza actualmente la FBI; ya están tras la pista de los dos, y aun cuando el poder de Kamel Nacif pueda alcanzar a la Procuraduría General de la República (PGR) en México, no es lo mismo en Estados Unidos", señala.

Además, indicó que el ex titular de la PGR, Daniel Cabeza de Vaca, unos días antes de dejar su cargo ordenó que se congelara su caso, por lo que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra Mujeres, que encabeza Alicia Elena Pérez Duarte, no ha podido solicitar a un juez la aprehensión de los policías que la detuvieron en Cancún, el 16 de diciembre de 2005.

Sobre la investigación que realizará la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en contra del gobernador de Puebla, Mario Marín Torres, la periodista indicó que a más tardar en dos semanas los ministros nombrarán a los funcionarios del Poder Judicial federal que estarán encargados de las pesquisas sobre su caso, por lo que "confío que en unos seis meses concluya la indagatoria de la Corte".

­Con este triunfo jurídico sobre Kamel Nacif recuperó su libertad, ¿cómo se siente?

­Contenta y liberada. Ha sido el año más difícil de mi vida, en el que más he llorado y enfrentado miedos, pero también he salido muy fortalecida.

"El pasado 16 de diciembre, cuando se cumplió un año de mi detención, fue uno de los días mas emotivos para mi, me pasé el día con las lágrimas al borde de los ojos pensando en lo afortunada que fui gracias a la solidaridad de mis compañeros periodistas y las redes de derechos humanos que nunca dejaron de ver por mí.

"Luego, aunque recuperé mi libertad, el auto de formal prisión en mí contra me arrebató credibilidad, y ahora se demuestra que siempre dije la verdad, que mi trabajo es confiable.

"El juicio en mí contra llegó al Distrito Federal ­donde se canceló la causa por estar derogado el delito de difamación­ porque antes demostramos en Quintana Roo que no había delito que perseguir, y el juez se vio obligado a remitir el caso a la capital del país, porque nunca encontró suficientes elementos para sentenciarme.

­¿Puede decir que terminó la persecución de Kamel en su contra?

­Al menos la jurídica, sí.

­Se demostró que no hubo calumnia, ni difamación y que los hechos que narra en su libro son ciertos; ahora, ¿qué pasará con los principales actores de esa historia que buscaron afectar su reputación?

­No sólo mi reputación. En unos meses, cuando salga toda la documentación que mis abogados y yo entregamos a la PGR, quedará demostrado que entre los planes de Kamel estaba deshacerse de mi vida; soy afortunada por sobrevivir a una guerra contra la corrupción del poder político.

"Seguiré empeñada en que la PGR y la Corte continúen con las investigaciones de estos hechos, hasta que se sancione a los responsables, porque el tema de fondo son los menores de edad que se han visto afectados por esta red de pederastas.

"Y si no mete la mano en el asunto el presidente Felipe Calderón, si no hay corrupción política dentro de la Corte para evitar que avance mi caso, estoy segura que voy a ganar esta segunda batalla.

"La tercera batalla se lleva en la PGR, donde ya demostré que fui torturada durante mi detención, traslado y reclusión en un penal de Puebla, y ahora les toca a las autoridades dar seguimiento a esto.

"Tengo información de que la PGR ya tenía listas las primeras consignaciones contra los policías que me detuvieron el año pasado, pero el ex procurador Daniel Cabeza de Vaca, unos días antes de salir, decidió congelar mi caso, porque no quería meterse en problemas políticos.

"Estamos esperando que el actual titular de la PGR, Eduardo Medina Mora, tenga el valor civil y la responsabilidad ética de no hacer negociaciones políticas.

­Aunque su caso tiene, en sí mismo, implicaciones políticas.

­Si, lo sé. El hecho de haberle ganado jurídicamente a Kamel abre la puerta para que se siga arrojando luz sobre la corrupción de este grupo delictivo de poder de políticos y empresarios, que sigue perfectamente vivo. Sólo está detenido uno de los cabecillas del grupo (Succar Kuri), pero faltan por caer quienes han sido sus protectores.

­Entonces, ¿su principal objetivo es que no haya impunidad?

­Por supuesto; las autoridades mexicanas también deben investigar a personajes importantes como el diputado Emilio Gamboa, y no sólo cerrar las investigaciones a Kamel y Succar; además, te puedo decir que la FBI está investigando las llamadas entre estos personajes.

"Ahora estas personas saben que lo que yo diga tendrá implicaciones muy graves, porque mi credibilidad ha sido respaldada judicialmente".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres