Blogia
HHR - NEWS

Amenazan con expulsar a zapatistas de sus tierras

 

HERMANN BELLINGHAUSEN / La Jornada

En riesgo, 31 familias de San Pedro Michoacán
Los predios fueron recuperados en 1994 por los rebeldes

En la embestida, unión de ejidos "apoyada por el gobierno"

 San Cristóbal de las Casas, Chis., 22 de febrero. La junta de buen gobierno (JBG) Hacia la esperanza, con sede en el caracol de La Realidad, denunció que la Unión de Ejidos de la Selva (UES) pretende expulsar a 31 familias bases de apoyo zapatistas de tierras recuperadas en 1994 por los rebeldes, en el actual municipio autónomo San Pedro de Michoacán. Ya antes, estas familias fueron despojadas de sus casas y predios por pobladores del ejido Nuevo Momón, al cual pertenecían desde antes del levantamiento.

La relación de los hechos, firmada por Abel López Gordillo, en nombre de la JBG desde el caracol Madre de los caracoles del mar de nuestros sueños, detalla que "el pasado 24 de diciembre, 31 familias bases de apoyo del EZLN decidieron regresar a los terrenos recuperados desde 1994 en la finca El Momón, que estaba en manos del ex gobernador Absalón Castellanos Domínguez; desde entonces quedó en manos de los zapatistas.

"La mayoría de estas 31 familias vivían en Nuevo Momón, pero en 1995, con la traición de Zedillo, tuvieron que abandonar sus pertenencias, incluso sus terrenos. Después de 11 años quisieron regresar, pero los mismos habitantes de la comunidad no permitieron que nuestros compañeros zapatistas vuelvan a su lugar de origen, y les quitaron todo lo que les corresponde, desde sus derechos de tierra hasta su humilde casa."

Dichas familias permanecían en diferentes poblados, "prestando" tierras para poder resistir, "pero llegó el tiempo de que a nuestros compañeros los reubiquemos en parcelas recuperadas, que para eso estamos luchando, para que las tierras pasen a manos de quien las trabaja", prosigue el comunicado de la junta.

"Ultimamente, constantemente están amenazados por un grupo de personas de la UES, que los quiere desalojar con el pretexto de que están invadiendo ejidos y destruyendo bosque. Estas acusaciones son falsas, porque no es ningún predio ejidal, son tierras recuperadas por el levantamiento armado de 1994, y para poder edificar sus humildes casas necesitan madera, únicamente para construirlas, no por negocio."

Ante un episodio más de la actual embestida de organizaciones oficialistas y del gobierno contra las comunidades autónomas, con la intención de despojarlas de las tierras recuperadas hace más de una década, la JBG declara que "la tierra no se vende, se trabaja y se defiende". Después de varios años de ser despojadas y desplazadas, estas familias acudieron a la JBG "para plantear sus necesidades de reubicación, para poder trabajar y vivir dignamente".

En respuesta a las amenazas y provocaciones que reciben estos tojolabales, las autoridades autónomas de la región Selva Frontera denuncian: "las tres comunidades que dicen ser dueñas de esas tierras -Nuevo Momón, Cruz del Rosario y El Edén-, pertenecientes a la UES, no son y no serán dueñas de esas tierras, ya que no es ningún ejido, como ellos manifiestan, son terrenos recuperados desde 1994. A este grupo de inconformes no se les está quitando nada. Ellos tienen sus propias tierras en sus propios ejidos donde viven".

Los zapatistas asientan: "de cualquier agresión y despojo que sufran nuestros compañeros hacemos responsables a los líderes de la UES, Arturo Jiménez y Belizario Jiménez Cruz (de la comunidad Cruz del Rosario), y Miguel Cruz Hernández y Flavio Hernández (de Nuevo Momón)". Asimismo, señalan a Francisco Escobar, delegado de la Procuraduría Agraria; a Mariano Toledo, delegado de gobierno de la zona Altos; al gobernador de Chiapas, Juan Sabines Guerrero, y al señor Felipe Calderón Hinojosa. Muy bien lo saben que estas tierras no pertenecen a ningún ejido. Sólo le advertimos a la UES que si no ven por su pequeño grupo de gente, que sin razón ni motivo están provocando, entonces las autoridades de los municipios autónomos y la JBG actuarán conforme a los acuerdos de los pueblos zapatistas".

La UES, una de las organizaciones otrora independientes de la región y hoy privilegiadamente oficialista, cuyo café se expende en la cadena comercial llamada Café de la Selva, en diversas partes del país, parece sumarse a la nueva embestida contrainsurgente en Chiapas. Los zapatistas hacen un llamado urgente a la sociedad civil nacional e internacional a "estar pendientes".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres