Blogia
HHR - NEWS

Intensifica la UES amagos de desalojo a bases zapatistas en 24 de Diciembre

 

Nuevo estudio del CAPISE describe amenazas de muerte la comunidad autónoma

Las familias acosadas podrían regresar a su estatus de desplazados de guerra, dice el análisis

HERMANN BELLINGHAUSEN / La Jornada
 

Las Margaritas, Chis., 30 de julio. Los pobladores de 24 de Diciembre, bases de apoyo zapatistas, están en alerta continua ante los amagos de desalojo por parte de miembros de la oficialista Unión de Ejidos de la Selva (UES), que se han agravado en días recientes.

La comunidad 24 de Diciembre comprende 525 hectáreas de tierra recuperada por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en enero de 1994. El ex gobernador y hacendado propietario de esas tierras era el general Absalón Castellanos Domínguez. El 17 de abril de 1994, las autoridades y los mandos zapatistas entregaron la tierra recuperada a 45 familias indígenas, bases de apoyo del EZLN.

Un nuevo informe del Centro de Análisis Político e Investigaciones Sociales y Económicas (CAPISE) señala: "Después de trabajar la tierra por casi 11 meses, desde abril de 1994 hasta el 9 de febrero de 1995, cuando el Ejército federal lanzó un ataque aéreo, terrestre y anfibio contra el EZLN y sus bases de apoyo, las 45 familias de 24 de Diciembre (antes ejidatarios de Nuevo Momón) escaparon del ataque militar adentrándose en las montañas de la selva tojolabal. Luego de más de ocho días sin alimentos y a la intemperie, encontraron refugio en un poblado donde permanecieron un mes. Durante ese lapso, el Ejército federal seguía en búsqueda de las bases zapatistas, haciendo patrullajes e interrogando a pobladores de distintas comunidades. Las familias de 24 de Diciembre encontraron santuario en otro sitio más lejano por cinco años, y cuando ya no fue posible mantenerse allí por falta de tierras, leña y casas, recibieron santuario en otro poblado durante siete años. Estas familias han sido desplazados de guerra por más de 12 años. En febrero de 1995, cuando el ataque del Ejército federal, legalmente todos eran ejidatarios de Nuevo Momón".

Así hasta que el 24 de diciembre de 2006, las autoridades zapatistas entregaron nuevamente las 525 hectáreas de suelo recuperado a 31 familias que regresaron a su tierra y a lo que quedaba de sus casas. "Hoy, el poblado tiene una población total de 146 personas, amenazadas nuevamente de retroceder a su estatus de desplazados de guerra" prosigue el documento.

Indemnización a Castellanos Domínguez

En tanto los campesinos huían y resistían, el general Castellanos Domínguez fue indemnizado por la Secretaría de la Reforma Agraria mediante un decreto expropiatorio y un fideicomiso. "En 1998 el gobierno a su vez otorgó las 525 hectáreas de los pobladores de 24 de Diciembre a miembros de la Unión de Ejidos de la Selva de Nuevo Momón, Cruz del Rosario y El Edén", agrega el documento.

El pasado 17 de julio, 65 personas de la UES invadieron las tierras de la comunidad autónoma. El informe detalla que se asentaron en un lugar que bloquea el camino a las milpas. Allí establecieron un campamento permanente, muy cercano al campamento militar. Han tumbado árboles y robado más de 35 horcones de los zapatistas para construir casas de 12 metros de largo".

Hace unos días, miembros de la UES entregaron una carta, anunciando un plazo de 72 horas para que las bases zapatistas desalojaran el predio para "evitar un enfrentamiento entre campesinos"; exigen el "desalojo voluntario" y advierten estar "dispuestos a derramar sangre". Firman la carta el "comisariado ejidal" Miguel Cruz Hernández, y el "consejo de funcionamiento", Flavio Hernández López, del supuesto poblado "Gracias a Dios".

Según la investigación de CAPISE, los invasores de la UES de Nuevo Momón y Cruz del Rosario se coordinan con el campamento militar, y se asentaron a menos de 500 metros del mismo. "Con descaro, los de UES entran al campamento militar con papeles y salen con cubetas de las cuales se desconoce el contenido". Cabe señalar que el mismo día de la invasión de tierra, la Policía Sectorial se instaló cerca, en el desvío a Matías Castellanos.

El campamento militar, instalado en febrero de 1995, abarca 24 hectáreas de las 525 recuperadas por el EZLN, y reúne a los batallones de infantería 91 y 20. El primero forma parte de los Grupos Aeromóviles de Fuerzas Especiales (Gafes).

Se han involucrado en el conflicto también pobladores de Olonjá, Santa Fe y Ojo de Agua, todos de la UES, y ya poseen tierras. La mayoría son ejidatarios de Nuevo Momón, incluyendo las extensiones que robaron a los zapatistas después de 1995. "Ahora tienen tierras en Nuevo Momón, y también en Olonjá, Santa Fe, Ojo de Agua, y por si esto no fuera suficiente, quieren también las 525 hectáreas recuperadas por EZLN en 1994".

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres