Blogia
HHR - NEWS

Presa La Parota se perfila al fracaso ante resistencia de la sociedad

 

México D.F. a 9 de agosto de 2007 (Cencos).- La decisión de erigir una central hidroeléctrica en varias comunidades de Acapulco, Guerrero, en la que el gobierno mexicano anunció en 2005 una inversión de 800 millones de dólares sin consultar a la población, se desvanece ante la evidencia de flagrantes violaciones a los derechos humanos y la decisión de pobladores de defender sus tierras a toda costa.

Para cumplir este proyecto se requiere comprar las tierras y desplazar a entre 25 mil y 100 mil personas que no fueron debidamente informadas y a quienes se les atropellarían sus derechos fundamentales, sin otorgarles garantías para su desarrollo y sobrevivencia en el futuro.

Aún con la anunciada participación de autoridades de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en la asamblea del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota (CECOP) el próximo 12 de agosto, el conflicto sigue sin visos de solución y con riesgo de radicalizarse por parte de los afectados a dos años de que estalló.

El Tribunal Unitario Agrario (TUA) con sede en Acapulco, Guerrero, resolvió en enero de 2006 que la asamblea de los comuneros de Cacahuatepec que se realizó para aprobar el proyecto hidroeléctrico La Parota, el pasado 23 de agosto de 2005, es ilegal, por lo que la CFE no podrá iniciar el proceso de expropiación de las tierras ni ingresar para realizar trabajos de investigación.

De esta forma, se anuló el acta de asamblea de fecha 23 de agosto del 2005, así como todos los convenios, acuerdos o actos jurídicos que como consecuencia de la misma se hayan suscrito. Dicho fallo es de suma importancia pues por la constitución de dicha acta, los campesinos supuestamente autorizaban a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para expropiar sus tierras que serían destinadas al embalse de la presa hidroeléctrica

En este marco, la secretaria general de Amnistía Internacional (AI), Irene Khan, realizó un recorrido por las principales comunidades que se verían afectadas --Tazajeras, Dos Arroyos y Los Cuajes--, pertenecientes al municipio turístico de Acapulco, sobre la costa del Pacífico mexicano el pasado 5 de agosto, donde escuchó los testimonios de los afectados.

'Si las cosas se hubieran manejado de otra forma, no hubiera sucedido lo que está pasando', sostuvo Khan.

Ante la secretaria general de Amnistía Internacional, Irene Khan, los comuneros opositores al proyecto La Parota denunciaron los asesinatos, los encarcelamientos y la persecusión en su contra por parte del gobierno estatal y la Comisión Federal de Electricidad, así como las incursiones del Ejército, pero advirtieron que están dispuestos a morir antes que permitir la construcción de la presa e incluso se dejó oír la posibilidad de tomar las armas de ser necesario

Después de escucharlos en Aguacaliente, en Tasajeras y en Dos Arroyos, la funcionaria expresó que como pueblos afectados tienen el derecho de ser informados sobre las características y el impacto del proyecto, y ofreció que AI seguirá pendiente de este conflicto.

?Sabemos ?dijo Khan en Dos Arroyos? que hay gente aquí que ha sufrido o experimentado de una manera más directa la violencia, las muertes y todo lo que ha sucedido en su comunidad, y esto es extremadamente desafortunado, porque si las cosas se hubieran manejado de otra manera, esto no hubiera sucedido?

El vocero Felipe Flores Hernández expresó que los comuneros ?queremos vivir aquí y morir aquí?, y denunció que el gobernador Zeferino Torreblanca ?es el principal impulsor? del proyecto y lo calificó de ?corrupto, cacique y vendepatria?. Luego, Irene Khan explicó a los campesinos su presencia y subrayó que ellos tienen el derecho de saber todo sobre el proyecto de la presa y de participar en la consulta, y los instó a exponer sus puntos de vista en ese momento

Posteriormente, la comitiva se trasladó al campamento del Cecop en Dos Arroyos donde los esperaban los ejidatarios de La Palma, Los Huajes y el propio Dos Arroyos, quienes hicieron los mismos planteamientos. Juan Gallegos González, de Los Huajes, explicó que ese poblado desaparecerá completamente, no obstante, nunca les han informado a dónde enviarán a los damnificados, cuánto les pagarán por su tierra, ni siquiera para intentar convencerlos.

Francisca Nava del Carmen, de Dos Arroyos, explicó que han sufrido mucho por mantener el plantón del Cecop y la lucha, pero las tierras ?si con sangre las vamos a defender, con sangre las defenderemos; estoy puesta y nunca me voy a quitar. Mejor muertos, y no vamos a dejar que se lleven el río?, advirtió.

La reunión en Tasajeras se desarrolló en el patio de la comisaría, donde una comisión del Cecop le mostró a Irene Khan fotografías de policías en el momento en que agreden a los comuneros en asambleas que después fueron nulificadas.

Valente Reza, de la comunidad de Tasajeras, quien a sus 77 años y con dificultades para desplazarse evocó la opción de tomar las armas si es necesario, explicó que la presa ?va a traer muchas consecuencias, vamos a sufrir más pobreza? pues actualmente viven de los productos del campo, pero en ese caso no tendrían nada.

En su informe de 15 páginas, que se titula 'Derechos Humanos en Peligro: proyecto presa La Parota', AI pidió al gobierno mexicano, a la CFE y a las autoridades estatales y municipales 'abordar sin demora' el conflicto.

Además demandó que los pobladores afectados tengan una participación 'genuina en la toma de decisiones' y se garanticen los derechos de los 'pueblos indígenas a tierras, territorios y recursos naturales', como lo establecen tratados internacionales y la misma Constitución de nuestro país.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres