Blogia
HHR - NEWS

El derecho al aborto fue ganado con la lucha

 
Jocelyn Blake ISO - Estados Unidos

La decisión histórica del Corte Suprema, Roe vs. Wade, en el año 1973 que legalizó el aborto en los Estados Unidos es típicamente recordado como algo regalado por el sistema legal. Pero fue una corte llena de jueces conservadores nombrados por Richard Nixon quienes estaban explícitamente en contra del aborto. Las mujeres de los estados unidos tenemos este derecho, un derecho que es fundamental para lograr la igualdad y dignidad de la mujer, no gracias a ningún juez ni político, sino por la presión inmensa de un movimiento de masas.


Antes de la legalización había unas 10.000 muertes por año por abortos clandestinos. La gran mayoría de las muertes la sufrieron mujeres pobres, mientras las mujeres más ricas podían encontrar condiciones menos peligrosas y más sanas para abortar. Además, las mujeres no blancas que murieron por abortos ilegales cuadruplicaron el número de muertes de mujeres blancas. Victimas de una triple opresión: el sexismo, el racismo y la pobreza.

Las muertes por abortos clandestinos habían existido por décadas antes, pero estas condiciones no podían seguir en el contexto de los levantamientos sociales de los años 60 y 70. Cientos de miles de mujeres y activistas salieron a la calle para exigir la legalización del aborto, gratuito y seguro. También combatieron otras formas de opresión y expresiones del sexismo. Exigieron guarderías al Estado, igualdad del trabajo y la despenalización de la homosexualidad.

Pero lo más importante fue la solidaridad y la participación en los movimientos de derechos civiles y contra la guerra en Vietnam. Había protestas masivas, tomas, deserciones militares, revueltas de prisioneros, etc. El apoyo popular de Nixon y la confianza en el gobierno había bajado dramáticamente. En ese contexto, para el gobierno no quedaba ninguna otra opción, salvo dar algunas concesiones a las masas.

A pesar de las conquistas de esas décadas, las mujeres de los Estados Unidos todavía quedamos lejos de una liberación completa. Muchas mujeres pobres que necesitan abortar no pueden, aunque sea legal, por falta de acceso. En 1976 pasó el "Hyde Amendment" que rechazó fondos públicos para realizar los abortos. Esto, y la creación de otras restricciones en algunos estados como requerir periodos de espera y el consenso de los padres, quieren decir que el derecho al aborto no se extiende a todas. Ahora solo un 13 % de los condados en el país tiene centros de abortos. La retirada de los grupos feministas más grandes, para respaldar el partido demócrata, permitieron estas limitaciones. Equivocadamente, esperan una solución desde los políticos de la clase dominante sin organizarse.

Sin embargo, la legalización del aborto sigue siendo una conquista importante, una que la mayoría de la población apoya y que seguimos saliendo a la calle para defenderla. Cientos de miles de personas protestaron para defenderla cuando hubo dos intentos de voltearla en la Corte Suprema, uno en 1989 y el otro en 1992. En el 2004 un millón de personas marcharon en Washington para mantener el derecho al aborto. Por eso, el gobierno Bush no logró reimponer su prohibición.

Después de Roe vs. Wade la mortalidad materna bajó 45%. Además, abrió la puerta a muchos otros avances sociales para las mujeres. Cuando volvamos a movilizarnos, ganaremos muchos más.

  

Visita la página web del MAS:
www.movimientoalsocialismo.com.mx 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres